ARTÍCULOS,OPINIÓN,POLÍTICA

AQUEL MES DE AGOSTO DE 1939

26 Ago , 2019  

Juan Manuel Álvarez Espada

Desde Encinasola…

 

AQUEL MES DE AGOSTO DE 1939

El 12 de agosto de 1939, y no el 25 de ese mismo mes, como mucha gente cree, se estrenó en una población de Wisconsin, la película El Mago de Oz de la productora Selznick, dirigida por Victor Fleming y protagonizada en su papel principal por Judy Garland. Se basaba en el musical del mismo nombre que había sido exhibido en Broadway y que a su vez este se basaba en un popular cuento para niños de principios del siglo XX escrito por Frank Blaum.

El argumento es de sobra conocido, pero me detendré en una de las escenas más peculiares de la película y que más me ha llamado la atención siempre de esta película. Esta comienza cuando Dorothy (Judy Garland) y sus amigos de aventuras: su fiel perro Toto, el espantapájaros, el hombre de hojalata y el león miedoso se presentan por segunda vez ante el mago de Oz para entregarle la escoba de la bruja mala del oeste que se les había requerido previamente, para poder cumplir los deseos de cada uno de los integrantes del grupo. El mago se presentaba ante ellos como un personaje fantasmagórico reflejado en una pantalla, entre fuegos y luces. En un momento determinado, el perro Toto, se dirige hacia una cuerda que al tirar de ella se abre un cortinaje y se presenta un hombre normal y corriente, bajito que mueve compulsivamente palancas. Al sentirse descubierto, su primera reacción es decirles que siguieran mirando a la pantalla y no se fijaran en él.

Así fue durante los últimos años antes del comienzo de la segunda guerra mundial, un cabo austriaco, bajito, con un bigote ridículo, mantenía embaucados a las potencias occidentales con sus palabras de paz y progreso que daría a cambio de algunos territorios necesarios para Alemania, pero detrás de la cortina ese personaje, se preparaba para una cruenta guerra que asolaría Europa y el mundo durante 6 años.

Once días más tarde, el 23 de agosto, se firmaba al otro lado del mundo, en Moscú, el tratado de amistad entre los dos exponentes radicales del socialismo más sanguinarios del siglo XX, el socialismo nacionalista alemán liderado por el führer Hitler y el socialismo real de la Unión Soviética liderado por el camarada Stalin. Aquello que era impensable hacía solo varios meses, se convirtió en un duro despertar, sobre todo para las democracias liberales de occidente. Polonia se quedó entre dos frentes y pidió ratificar el acuerdo de amistad con Francia y Gran Bretaña. En España, este acuerdo dividió a los comunistas entre aquellos que decepcionados abandonaron el partido y otros, en este caso, otra, como La Pasionaria, que ensalzó el acuerdo, «vivir para ver» que diría el gran Alfredo Amestoy.

En sus memorias, uno de los patriarcas del nacionalsocialismo, Alfred Rosenberg expresaba, el 25 de agosto, un sentimiento ambivalente, por una parte, una inmensa alegría por la firma del pacto que auguraba un fracaso para su visceral archienemigo Gran Bretaña, por otro lado, ese mismo pacto pensaba que se volvería contra ellos dado que otorgaba a la Unión Soviética, más poder y achacaba al vanidoso Ribbentrop, a la sazón ministro de asuntos exteriores del Reich, no calcular bien los pasos que se habían dado y que se iban a dar a partir de su firma.

Ese mismo sentimiento lo tuvo Hitler al sacar conclusiones para saber el verdadero rédito del acuerdo. Consideraba que tenía el frente Este asegurado con la firma del pacto, pero no las tenía todas consigo con Francia, a la que despreciaba y sobre todo con Gran Bretaña, a la que temía. Ribbentrop en la cumbre de su poder consideraba que este último país no haría nada, porque para ella lo importante era conservar su vasto imperio de ultramar.

Pero Alemania cometió el mismo error que en 1914, y que se refleja estupendamente en la serie de la BBC, 37 días sobre el mes previo al comienzo de la primera guerra mundial, confió en personajes ingleses proclives al apaciguamiento («buenismo» se diría ahora) que no representaban el sentimiento último de Gran Bretaña.

El 8 de agosto, Churchill se dirigió por radio a EEUU hablando sobre un silencio que se estaba apoderándose de Europa, un silencio achacable a las democracias occidentales que solo era roto por las botas de los soldados que marcialmente se dirigían a destruir el orden establecido bajo la arrogancia de un ser unipersonal, Herr Hitler. No le faltó razón, porque a medida que transcurría el mes de agosto de 1939 el sonido de las botas era cada vez más fuerte.

Un mes y un día más tarde, el 9 de septiembre de 1939 se preestreno Lo que el viento se llevó, la película épica por excelencia de EEUU. Su título fue un negro augurio para otra película que se había estrenado el día 31 de agosto, ese día soldados alemanes se convirtieron en actores macabros, interpretando a soldados polacos atacando una radio alemana. Para que la actuación tuviera más realismo, los operadores de radio fueron asesinados. Se llamaba “La Segunda Guerra Mundial” y fue la “película” del Siglo XX que más muertos reales tuvo, 60 millones de muertos, incluidos 12 millones de judíos, gitanos, opositores políticos y religiosos, homosexuales, discapacitados, prisioneros de guerra, mayormente rusos, y objetores de conciencia.

ARTÍCULOS,OPINIÓN,POLÍTICA

CERTEZAS DESCONOCIDAS

26 Ago , 2018  

Juan Manuel Álvarez Espada

 

Desde Encinasola

CERTEZAS DESCONOCIDAS

Quizás la explicación más lúcida y coherente sobre por qué no se pudo evitar el ataque terrorista del 11/9/01 en EEUU, venga de un personaje de segunda fila de la política norteamericana de los últimos tiempos, Donald Rumsfeld. Esta explicación la hizo en el documental cuyo título he tomado prestado, “Unknown Knowns” (Certezas desconocidas) del director Errol Morris.

En el mismo, argumenta el antiguo secretario de defensa de EEUU en aquellos días, que al igual que existen certezas conocidas, es decir, las cosas que sabemos que sabemos, incertidumbres conocidas, que son las cosas que sabemos que no sabemos e incertidumbres desconocidas, que serían las cosas que no sabemos que desconocemos, existen también certezas desconocidas, cosas que creemos saber pero que resulta que desconocíamos a priori, por acción u omisión o porque nos interese no saber. More…

ARTÍCULOS,OPINIÓN,POLÍTICA

ESTRATEGIA DE ACCIÓN INDIRECTA EN CATALUÑA.

21 Sep , 2017  

Juan Manuel Álvarez Espada

 

Desde Encinasola

Después de la primera guerra mundial surgió un nuevo impulso en el estudio de la estrategia y su relación con la función política. Hasta ese momento, no se había planteado la necesidad de realizar una distinción entre las funciones políticas y estratégicas en un conflicto. Con la generalización de la democracia liberal y su intervención en dicha guerra, se produjo esa distinción. La estrategia, que era un concepto eminentemente militar, pasó a ser utilizada en la política. Apareció el concepto de “estrategia general” subordinándola a la estrategia clásica militar. Esta estrategia general aunaba los distintos aspectos que eran susceptibles de utilizarse en la guerra, en la que la estrategia militar era uno de esos aspectos. Surgieron nuevas voces que estudiaron estas relaciones, Castex, Beaufre y Aron en Francia, Sokolovsky en la URSS, Collins en EEUU, Baquer en España y Liddle Hart en Gran Bretaña.

More…

ARTÍCULOS,POLÍTICA

Nacionalismo, Derecho a decidir y Democracia

16 Dic , 2016  

Manuel Rosa Moreno

Del aprendizaje de la decepción

«El Nacionalismo es la indignidad de tener un alma sojuzgada por la  geografía«

George Santayana

Nacionalismo democrático, ese oxímoron

Me van a permitir la cortesía de prescindir de preámbulos o prescripciones paternalistas para dejar claro mi diagnóstico: el principal problema que tiene la sociedad española es, con una diferencia notable sobre el siguiente, cómo restablecer el contrato social que ha pervivido en nuestro país desde los inicios de la democracia hasta hace algo más de un lustro, y que implicaba reconocernos, sobre cualquier otra consideración, como una comunidad política (con su génesis constituyente en 1978, pues antes de eso éramos un Estado autocrático sin articulación democrática), vertebrada por un ordenamiento jurídico concreto que otorgaba carta de naturaleza -además de dimensión legal- a ese «contrato de convivencia» nunca firmado de facto.

Respecto del ámbito de lo político, a partir del 78, lo que conocemos de forma convencional con el término “España” no viene determinado ya por apelaciones a las esencias patrias o a destinos compartidos en lo universal, sino a una nación de ciudadanos, beneficiarios de derechos y libertades y sujetos a deberes y obligaciones. Así de humilde y así de insuperable. Si uno nace aquí o allá dentro de esta comunidad, eso no le otorga ningún privilegio de ningún orden, puesto que lo cultural, lo geográfico o lo lingüístico pasan a ser categorías subsidiarias de la única condición que aplica en una democracia política: la de ciudadanía. (Hago referencia, claro está, a la delimitación formal -contractual, podríamos decir- de ese campo de juego al que llamamos Democracia política. Por contra, el contenido material es algo tan proteico que cada país lo llena con ingredientes distintos). More…

ARTÍCULOS,POLÍTICA

La politización del dolor

29 Oct , 2016  

CCommon[1]


Juan Manuel Álvarez Espada

 

Desde Encinasola

La película chilena NO, nominada al Óscar a mejor película extranjera en 2012, es un thriller político, hábilmente dirigido por Pablo Larraín e interpretado en sus principales papeles por Gael García y por Alfredo Castro. Narra cómo el plebiscito celebrado en 1989 y auspiciado por el General Pinochet para perpetuarse en el poder[2] fracasó, debido a la victoria del marketing del “NO” creada por René (Gael García) frente a la derrota del marketing del “SI” creada o más bien dirigida por el jefe de René, Lucho Guzmán (Alfredo Castro).

More…

ARTÍCULOS,POLÍTICA

Segunda Transición

30 Sep , 2016  

 

Antonio Puech Lissén

Racionales, pero a tiempo parcial

El laberinto en el que se encuentra estos días el PSOE no es más que otro síntoma de la crisis política generalizada en la que se encuentra España y que, con el tiempo, se verá como un proceso de cambio profundo que será asimilable al periodo histórico que hoy, de forma consensuada, se denomina la Transición española, y que se hizo cuerpo jurídico en la Constitución del 78. No solo está en crisis el PSOE, sino todo el modelo político que han sustentado PSOE y PP.

More…

ARTÍCULOS,POLÍTICA

¿DEMOCRACIA REPRESENTATIVA? ¿PARTICIPATIVA? DEMOCRACIA

4 Ago , 2016  

Juan Antonio Quirós Acejo

Habiendo leído los artículos de Antonio Puech y Manuel Rosa, en los que se pone sobre la mesa el debate (que no es nuevo y que seguirá apareciendo, con toda seguridad, en multitud de foros) sobre la democracia (más concretamente sobre las democracias y la oposición entre democracia representativa y democracia directa) me atrevo a entrar en el asunto, aun a riesgo de que, como suele suceder, me lleve palos por los dos lados. Antes de pasar al meollo del asunto, quisiera dejar sentadas algunas consideraciones previas:

  1. Considero que el término “democracia directa” no es el adecuado y que, de hecho, cuando uno lee el artículo de Antonio no es de eso de lo que habla. Creo que el debate es entre “democracia representativa” y lo que se ha dado en llamar “democracia participativa”. Democracia directa, en sentido estricto, fuera de la Atenas clásica y del marco de la ciudad-estado, es difícil, por no decir imposible, de encontrar.

More…

ARTÍCULOS,POLÍTICA

Democracia representativa vs. directa

5 Jul , 2016  

Manuel Rosa Moreno

Del aprendizaje de la decepción

Si bien el objetivo último que persigue esta recensión es una defensa de la democracia representativa frente a modelos alternativos, no puedo menos que reconocer que su génesis viene, sin embargo, provocada por un artículo anterior de mi estimado colega Antonio Puech, donde nos hace un diagnóstico -algo indignado- del presunto agotamiento de la representación como verdadero cauce de participación ciudadana, al tiempo que nos propone abrevar en algunos mecanismos de lo que él denomina democracia directa, como una posible forma de superación del marco representativo.

Por tanto, me voy a centrar en un primer momento en un comentario –breve-sobre un par de presupuestos que allí nos propone Antonio, para posteriormente aventurar algunas razones para preferir la democracia representativa a sus alternativas, además de apuntar ciertos peligros –no menores- de una democracia directa, como el abuso del plebiscito, que persigue “superar” las instancias mediadoras con los que cuenta aquella.

More…

ARTÍCULOS,POLÍTICA

Superar la democracia representativa.

4 Jul , 2016  

Antonio Puech Lissén

Racionales, pero a tiempo parcial

 

“¡No nos representan!”

Es uno de los gritos más de moda en los últimos años y responde a los pensamientos de una parte de la población. Hay un distanciamiento creciente entre representantes y representados, a la vez que aumenta la demanda de mayor capacidad de decisión por parte de la ciudadanía. Cada vez somos más los disconformes con este tipo de democracia, la democracia representativa, que supone que la voluntad popular se ejecute a través de la mediación de diputados y senadores, los cuales responden ante los intereses partidarios y no ante los intereses de la ciudadanía. Vivimos en una partitocracia, en la que la voluntad general ha sido sustituida por la voluntad política de los partidos. Si no confundimos legalidad con legitimidad (lo siento, Max Weber), el hecho de que los ciudadanos no reconozcan como justo y adecuado un orden político, termina socavando la legitimidad de dicho orden.

More…