ARTÍCULOS,Pensamiento

Breve síntesis y comentarios a “Magna Ciencia” de Artur Sala. (1)

15 Ene , 2021  

        Breve síntesis y comentarios a  “Magna Ciencia” de Artur Sala. (1)

Julio Gómez Aranda, enero 2021

Todo comentario, toda reflexión de la obra de otros casi  siempre constituye una proyección personal sobre su contenido. Y siendo este el caso, quiero dejar claro mi agradecimiento hacia el autor,  conocedor en profundidad del ámbito científico y que sin duda me ha sorprendido muy gratamente.  Otra cosa es que además de compartir en líneas generales sus principios y conclusiones no las  comparta todas, pues es tal la propuesta de Sala; remueve tan radicalmente los convencionalismos al uso que resulta verdaderamente alarmante, y sinceramente a la vez que desconcertante algo descorazonador. Mi pesimismo no da para tanto y aun reconociéndole un gran mérito y categoría intelectual,  considero como Leibniz que vivimos en el mejor de los mundos posibles, y que a pesar de todos los engaños y manipulaciones la Verdad en la que creo,  en principio posibilita la opción de ser  ajena a todo ello, obviamente aceptando que el mundo del presente, nuestro mundo  se encuentra en esta situación por todas las razones, y no por causa del azar(razones aún desconocidas) o de la exclusiva necesidad primaria de sobrevivir.

Introduce su estudio con dos frases realmente esclarecedoras que me resisto a obviar: “El Día en el que el ser humano se dedique a estudiar los fenómenos no físicos de la naturaleza, hará más progreso en una semana que en toda su historia” Nikola Tesla. “Tengo miedo del día en el que la tecnología vaya a sobrepasar la interacción humana, el mundo será una generación de idiotas” Albert Einstein. En estas dos frases se sintetiza  gran parte del pensamiento  lúcido y comprometedor que nos presenta en su excelente y en algunos apartados muy complejo libro.

Realiza una valoración reflexiva sobre la ciencia actual, excesivamente parcial, comparándola con lo que él considera Magna Ciencia que no desdeñando los experimentos, muy al contrario,  contempla también la necesidad de no desvincularlos de las grandes tradiciones gnoseológicas de todas las culturas en las que la Naturaleza aparece como un todo,  incluyendo el ámbito espiritual. Hoy la ciencia, ha sustituido al conocimiento global de la realidad que todas las tradiciones culturales sostenían como esencial por análisis sistemático de fenómenos ajenos entre sí. El quinto elemento de Platón y los pitagóricos, la esencia de todos los demás, el tan traído y llevado éter, la fuerza de las fuerzas, la energía de las energías, ha derivado en una fenomenología que si bien aporta  conocimientos, bien es cierto que tremendamente prácticos, superficiales, pues en ellos predomina lo cuantitativo sobre lo cualitativo, que no solo  ignora  sino que desprecia por pertenecer al ámbito de lo esotérico, de lo místico, de lo espiritual… ámbitos tabú para el cientifista moderno, cuyo racionalismo impide tratar los problemas de la razón  ajenos al mundo de la intuición, de la emoción, de la ética… Una razón ilustrada, sostenida sorprendentemente sobre bases aristotélicas y escolásticas,  que si bien a mi entender nos liberó de los dogmatismos religiosos, nos ha envuelto en un reduccionismo muy limitador y sin perspectiva de globalidad pues el logos queda circunscrito exclusivamente a unas matemáticas cuantitativas distantes de lo real. Con lo cual lo esencial del pensamiento humano: los conceptos de  Vida y Conciencia mucho más cualitativos y por lo tanto complejos,  quedan al pairo, pues necesitan, de manera ineluctable, de lo inmanente y de lo trascendente para que  ser comprendidos.

El experimentador al uso da por verdad aquello que controla, en el ámbito estricto de su experimento, cerrado al mundo real, a la inmensidad del universo. Lo cual implica unos principios físicos, concretamente termodinámicos, donde la entropía es la categoría dominante. En este sentido pone en evidencia que es precisamente su contraria, la neguentropía la que está posibilitando la evolución,  que ya nadie o muy pocos discuten, de los seres vivos. Otra cosa es que sean los genes cual dice Richard Dawkins, al que denomina “bulldozer del evolucionismo”, quienes dirijan  los nuevos cambios, las denominadas mutaciones, lo cual no parece del todo verosímil puesto que  para la explicación global de los fenómenos no basta el azar y la necesidad. Ha de haber una causa esencial sobre la que graviten, cuestión central que comparto.

En este sentido hace alusión a que el poder, siempre es decir históricamente, trata de manipular el conocimiento y utilizarlo para perdurar su dominancia, dado que basa su libertad  en impedírsela a los demás, mediante las estrategias de los sucesivos dominios de los tan cacareados imperios. Lamentablemente,  todavía nos falta para llegar a una conciencia de humanidad en la que la Libertad implique más un dominio sobre nosotros mismos que sobre la conquista de la de los otros.

Para evidenciarlo, alude a toda una serie de ideas poco objetivas que se nos ha transmitido de ciertos personajes centrales del devenir científico, como NEWTON, para el que, curiosamente, la ley de la gravedad que consiguió descubrir no suponía ni por asomo, lo más importante de su obra, pues dedicó mucho más  tiempo al estudio de la alquimia (que Sala nos recalca, siempre ha sido experimental), el 98% de su escritos, la teología (Tratado sobre el templo del rey Salomón)…  Jamás le dio importancia a sus Principios que consideraba conocimientos elementales. Algo parecido ocurre con DARWIN, GHOETE …

Así mismo manifiesta la crisis total de una Física actual que esconde el profundo vacío del competitivo interior del hombre moderno, y que los avances de la  mecánica cuántica al permitirnos entrever el campo de energía del que deviene la materia, de alguna manera calman la ansiedad a las que nos conduce.

Considera necesario tomarse más en serio los arquetipos mitológicos, niega el Big Bang, afirma sin lugar a dudas la existencia del  éter al que sí se ha conseguido medir, y que sí existe un centro y un movimiento absoluto  del universo que gira en entorno al cúmulo de Virgo.

Cita, con sus respectivas aportaciones, a JOHN ECCLES (nobel de neurología), ERVIN LASZLO,  SHELDRAKE, WILHEM REICH, MEYL, BEARDEN, MILLER, MARINOV, BOHM…(cada uno de ellos da para una tesis doctoral), como ejemplos de científicos que tratan de integrar todo el conocimiento desde una perspectiva holística, donde  el tiempo se entiende de una forma más circular que lineal, y al que la mecánica cuántica nos está aproximando con el descubrimiento de propiedades casi mágicas (Mª SYLDONA), y que tiene tanto que ver con la existencia de ese necesario campo de inteligencia que constituye el 98% del universo(materia y energía oscuras). Cita, por otra parte,  a traidores como SHANKLAND, a posibles mártires como MALLOVE,  y nada menos que a  EINSTEIN(2) casi como un fraude, que se ha visto favorecido por una ciencia que alejándose del mundo experimental, se ha refugiado en abstraccionismos matemáticos de gran complejidad, mas, como le criticaba TESLA, alejados de la experimentación. Además dice que fue un títere de los antietéricos y materialistas que dominan la ciencia actual y que copió su famosa fórmula E=mc2 del italiano OLINTO DE PRETTO. Además asegura que las bombas nucleares no fueron debidas a los conocimientos de OPPENHEIMER o el propio EINSTEIN, sino al conocimiento de físicos nazis, como VON ARDENNE, que para colmo  fue premio Stalín (1947 y 1953), la más alta de las condecoraciones soviéticas.

Especialmente pone de manifiesto que las ciencias de  la salud están enormemente subordinadas a un conocimiento parcial, ajenas a un equilibro del propio cuerpo cuando está sano. Considera en buena medida responsables de ello al imperio británico (banca Rothschild y banco de Escocia) que además de expoliar los recursos económicos de la India asesinaron a los maestros de la medicina Ayurvédica que mediante el control del pulso y productos naturales conseguían asegurar la salud  (antiséticos: aceite del árbol del té; nolotil: aceite esencial de clavo;  ibuprofeno: aceite esencial de romero…). De igual modo se manifiesta contra el materialismo que generó la revolución cultural de Mao financiada por las mismas elites, que se llevó por delante la milenaria tradición china y  alrededor 120 millones de personas.

Menciona el surgimiento de sectas y de organizaciones como la Masonería y la Sociedad Teosófica que  en lugar de actuar como guardianes de este conocimiento sagrado tradicional, se han convertido en grupos de poder o embaucadores con delirios ocultistas. Que las grandes ciudades del mundo (Washington, París, Londres, Roma…) siguen en su construcción patrones basados en la numerología y la denominada Geometría Sagrada…

Todo este cúmulo de apreciaciones convierte  este texto en una información realmente subversiva. Su lectura, muy recomendable por sus novedosos planteamientos para el sentir dominante de la ciencia,  como ya en la portada nos advierte, posibilita  realizar un viaje por el “conocimiento prohibido”.

No obstante,  me voy a permitir disentir en algunos aspectos que no son precisamente baladíes:

*¿Las nefastas consecuencias del siglo de las luces?: El libre pensamiento, la universalidad del conocimiento, la democratización de los estados…,  son hechos para mí lo suficientemente honrosos como para apreciar su éxito convencional, no como vulgarización y pérdida de prestigio de las verdades compartidas. Lo cual no quiere decir que no haya consecuencia derivadas de ese periodo que no tengamos que mejorar, empero reconociendo su indudable aporte a la prosperidad mundial de la especie. Aunque sin duda prefiero las evoluciones lentas a las revoluciones sangrientas, que suelen ser, irreparables ajustes de cuentas con el pasado. Trabajemos para que eso no ocurra.

*La Democracia como invento sutil  y dando la impresión de no valorarla lo suficiente, tal como indica Gustavo Bueno en su libro fundamentalismo democrático. Aunque comparta con Borges que llegará el día en no merezcamos que nadie nos gobierne, y siendo consciente de algunas de sus limitaciones la Democracia es a pesar de los pesares la menos mala de las formas de gobierno de los  Estados. Cosa que en principio no niega, aunque si pone en evidencia que la demagogia gana por mayoría.

*Discrepo en cuanto a su interpretación de la Iglesia católica y el cristianismo en  cuanto que valorara el misticismo español con San Agustín, Santa Teresa o San Juan de la Cruz(al que no cita) como a favor de lo etérico  cuando son los pilares de la esencialidad católica, aunque comparta evidentemente la certeza de una reinante y popular hipocresía. Así mismo no veo contradicciones con lo que la nueva teosofía española, en el discurso del escritor y conferenciante  Emilio Carrillo, puesto que lo que predica, esencialmente coincide con todas las tradiciones sagradas, incluyendo el cristianismo, y para quien Jesucristo  es maestro de  maestros, aportando una visión casi idéntica con casi todo lo que se describe en Magna Ciencia, aunque si se me permite la expresión “eterea” aún más.

*Por último en lo que respecta a nuestra profesión como maestros de escuela, el hecho  de transmitir conocimientos para todo el mundo, no debería de ser en principio ninguna ingenuidad, sino algo perentorio, aunque obviamente su implantación implique un convencionalismo ético  mucho más competente que el actual, y donde lógicamente el ámbito tecnológico tan especializado en el entretenimiento, se mostrase más colaborador. Así mismo, perseguir y alcanzar el conocimiento, conviene resaltar que no solo es cuestión de osadía, sino esencialmente de curiosidad, y sobre todo de humildad, es decir de tener conciencia de nuestra inmensa ignorancia. En ello precisamente nos va el desarrollo  de una Democracia que no acabe convirtiéndose literalmente en oligarquía  por la ignorancia de los que deciden a sus representantes. Y es precisamente desde una concepción divina de la persona y del mundo como no podemos  ni caer en el derrotismo, ni desresponsabilizarnos, todos-as y cada uno-a,  de la Realidad que indudablemente y por decisión nuestra, a cada instante, y podríamos decir que  cuánticamente, construimos.

  1. Magna Ciencia (Un viaje por el conocimiento proscrito) del físico Artur Sala. Editorial CAUAC nativa. Segunda Edición: Murcia, junio 2018.
  2. Al leer las reflexiones de los Pensamientos de Einstein (Editorial El País 2015)  y y su entrañable “Correspondencia de Einstein con los niños” (Editorial Gedisa 2003), he de reconocer que, aun siendo verdad todo lo que dice Sala de él, además de no haber sido un marido modelo, reconozco su gran estímulo y referente intelectual.


One Response

  1. Manuel Morales M. dice:

    Interesante publicación Julio!!!, intentando ponerme en contacto contigo por todos los medios…espero saber de ti pronto, un abrazo!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.