IN MEMORIAM

¡Feliz vuelo, Ángel!

2 Sep , 2018  

“Cuando yo muera, no me veré morir, por primera vez”.

Antonio Porchia.

 

Este mes de septiembre, el mes de la septicemia del verano, su herida definitiva, un arrastrarse por la atmósfera y por la cara de los hombres, nos trae noticias de tu muerte. Sí, de tu muerte, golpe definitivo de un morir que ha ido anunciándose de la forma más vil, consumiendo, con furiosas dentelladas, lo que más amabas, ese territorio íntimo donde fraguabas tu reflexión, tu curiosidad o tu entusiasmo, aliados de la inteligencia inquisitiva que siempre fuiste.

La sórdida realidad de tu muerte, ese mazazo a bocajarro, esa pena informulable que pone lastre a cualquier vuelo, se nos impone en el mundo real, donde los golpes no pueden ser ignorados y mucho menos dulcificados. Mas sin embargo, ¡oh, sin embargo!, dejadnos que instauremos un territorio indómito, soberano, donde ponernos a salvo de los insultos de la vida y la intemperie de la muerte: la memoria. La de aquellos que te hemos tratado y querido: Ahí se enseñorea, con férrea autoridad, la urdimbre del recuerdo -y sus gozosas complicidades- que nos vuelve a insertar a todos, sin dificultad, en maratonianos días de vino y risas, de manteles manchados de disputas y confidencias, donde aprendíamos -aprendemos- el valor de desaprender, donde aspirábamos a conversar como inteligencias que deliberan y no como egos que se confrontan y a respetar, reverencialmente, al único dios que no vive de controversias por ser el origen y la superación de todas: la palabra.

Hágase por tanto caprichosa la voluntad -¡habla memoria¡- para volver a escuchar brevemente la melodía que tocabas en el piano de nuestras vidas –un poco más huérfanas- e intentemos paliar así, sólo en parte, el fracaso al que está destinado todo esfuerzo elegíaco, que no es otro que decir demasiado tarde con palabras demasiado ampulosas aquello que por cobardía o pudor no supimos decir cuando tocaba hacerlo de forma sincera. Lo que pudo ser una demostración de admiración o agradecimiento se acaba convirtiendo, ay, en un gesto que contiene algo de vacuidad y mucho de vanidad. Una carta con muchos remitentes y ningún destinatario.

Hasta donde nos alcanza la memoria, eres cuerpo. Tan nítido como inquietante, nimbado por tu presencia física imponente, casi intimidatoria, de una corpulencia sólo suavizada por unos ojos azules de pura anomalía mediterránea, tan escrutadores como benevolentes. Tus manos, grandes, lentas y poderosas, eran fieles heraldos de tu carácter, preñado de una imbatible curiosidad a lomos de una disciplinada voluntad, indispensable para darle contenido.

Que la fidelidad –entendida como adhesión acrítica por una cuestión de principios- no era uno de tus valores prioritarios lo dejabas claro a las primeras de cambio, aunque sí la lealtad, virtud mucho más ajustada al compromiso moral que depara la amistad. Tu amor, tu inagotable pasión por la cultura alemana iban mucho más allá del mero interés historiográfico o la admiración intelectual, convirtiéndose para ti -en ti- en una segunda piel, unas gafas con las que calibrar y dar sentido al mundo que te rodeaba. Se hace difícil evitar una sonrisa franca ante tus apasionadas -rayando a veces en lo obsesivo- disquisiciones sobre la República de Weimar y su importancia para entender los orígenes del monstruo totalitario que advino después, o la pasión militante de tus filias cinéfilas, sólo comparable a la  contundencia en la condena de tus fobias. A pesar de la vehemencia en defender lo que te importaba, te encontrábamos un instante después en un desconcertante mutismo -sólo aparente- pues estabas sopesando con los ojos de la inteligencia las opiniones de los demás. La capacidad de escuchar y la educación de la atención, que a veces podrían pasar por ensimismamiento, siempre revelaron la cifra del hombre inquieto y reflexivo que no te cansabas de ser, tan abierto a aprender como dispuesto a rectificar.

Carece de sentido, además de ser un fatigoso ejercicio de descortesía hacia la presencia que fuiste, reproducir aquí impúdicamente episodios donde pudo cuajar la amistad de los que te tuvimos cerca, entre otras cosas porque lo importante siempre sucede en otro sitio y la amistad, aunque se alimente del roce y la cercanía, solidifica en el silencio de la distancia, cuando los amigos se piensan, se buscan y se encuentran a través de los otros, sean personas o cosas, bruñendo ese triángulo virtuoso, tan necesario para construirla.

Decía Gil de Biedma que un amigo es alguien que ha leído el mismo libro de la vida que nosotros pero en distinto ejemplar. Lo suscribimos, añadiendo que uno de los fundamentos de la amistad no consiste en reconocerse como afines en una misma mesa, sino disponer la mirada en una misma dirección. Lo que vea cada una de ellos es definitivamente irrelevante: el vínculo está consumado, y suele ser indestructible.

 

Para Ángel Pineda, con quien tanto queríamos.

 

 

 

ARTÍCULOS,OPINIÓN,POLÍTICA

CERTEZAS DESCONOCIDAS

26 Ago , 2018  

Juan Manuel Álvarez Espada

 

Desde Encinasola

CERTEZAS DESCONOCIDAS

Quizás la explicación más lúcida y coherente sobre por qué no se pudo evitar el ataque terrorista del 11/9/01 en EEUU, venga de un personaje de segunda fila de la política norteamericana de los últimos tiempos, Donald Rumsfeld. Esta explicación la hizo en el documental cuyo título he tomado prestado, “Unknown Knowns” (Certezas desconocidas) del director Errol Morris.

En el mismo, argumenta el antiguo secretario de defensa de EEUU en aquellos días, que al igual que existen certezas conocidas, es decir, las cosas que sabemos que sabemos, incertidumbres conocidas, que son las cosas que sabemos que no sabemos e incertidumbres desconocidas, que serían las cosas que no sabemos que desconocemos, existen también certezas desconocidas, cosas que creemos saber pero que resulta que desconocíamos a priori, por acción u omisión o porque nos interese no saber. More…

Canal YouTube

“La crisis paradigmática de la República de Weimar”. Ángel Pineda (13/05/16)

5 Jul , 2018  

Hemos podido recuperar algunas conferencias de hace un par de años, empezamos con

La crisis paradigmática de la República de Weimar“.

(Click en el título para ver el video)

 

Impartida por Ángel Pineda, miembro del Foro de Análisis, Piloto de aviación comercial y diplomado en Historia.

Os invitamos a volver a disfrutar de ella los que ya tuvieron la oportunidad de asistir en su momento y a conocerla los que se la perdieron.

 

Canal YouTube

¿Una nueva polemología?”. Javier Ordoñez.

13 Jun , 2018  

Les invitamos a ver el vídeo de la conferencia “¿Una nueva polemología?”, impartida por Javier Ordóñez, Prof. Historia de la Ciencia, Catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid en el Aula de Grado de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Sevilla el 18 de mayo de 2018.

CLICK PARA VER EL VÍDEO

ARTÍCULOS

La guerra híbrida. ¿Un nuevo concepto?

3 May , 2018  

Juan Manuel Álvarez Espada

 

Desde Encinasola


Introducción.

Hasta mediados del siglo pasado, la guerra, como expresión de una estrategia de conflicto, se consideraba como convencional por parte de los estrategas y polemólogos. Se trataba de un choque de voluntades con amplio gasto de recursos, donde se buscaba el punto de desequilibrio en una batalla decisiva (ejemplos, muchos: Verdún, Cambrai, Varsovia, Las Ardenas, Alamein, Kursk, Diem Bien Phu) para derrotar al enemigo (concepto clave de la teoría militar de Jomini).

El concepto de guerra, con el adjetivo convencional, ha ido evolucionando y volviéndose más complejo desde entonces. Como decía Von Clausewitz, la guerra cambia con el tiempo, adaptándose al mismo, con sus condiciones previas y, por supuesto, cambiará con sus posteriores evoluciones.

Su evolución se ha podido comprobar en los recientes conflictos: la guerra compuesta, con el uso simultáneo y deliberado de una fuerza principal regular con fuerzas irregulares dispersas, por ejemplo en Vietnam donde las fuerzas nacionalistas, derrotaron, primero a los franceses y luego, convertidos en Vietnam del Norte, a los estadounidenses; la guerra asimétrica donde una fuerza convencional lucha frente a fuerzas insurgentes, por ejemplo en Irak o Afganistán donde fuerzas estadounidenses se enfrentaron a la resistencia.

More…

Canal YouTube

Antropoceno. El principio (¿y el fin?) de la era humana. Manuel Arias Maldonado

16 Abr , 2018  

Les invitamos a ver el vídeo de la conferencia “Antropoceno. El principio (¿y el fin?) de la era humana”, impartida por Manuel Arias Maldonado, profesor de Ciencia Política en la UMA (Universidad de >málaga), el día cinco de abril de 2018, en el Aula de Grado de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Sevilla.

Conferencia

Canal YouTube

Las raíces del nazismo. Carlos Alarcón Cabrera

16 Abr , 2018  

Les invitamos a ver los vídeos de la conferencia “Las raíces del nazismo” que impartió el profesor titular de Ciencia Política en la Universidad Pablo de Olavide, Carlos Alarcón Cabrera, impartida el 22 de marzo de 2018 en el Salón de Actos de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Sevilla.

Conferencia

Canal YouTube

TRANSHUMANISMO. ANTONIO DIÉGUEZ

1 Mar , 2018  

Les invitamos a ver los vídeos de la conferencia “Transhumanismo. La búsqueda tecnológica del mejoramiento humano” que impartió el filósofo Antonio Diéguez en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Sevilla el pasado 15 de febrero de 2018: conferencia, coloquio

 

ARTÍCULOS,CULTURA

LA INSOPORTABLE BREVEDAD DEL SER

17 Ene , 2018  

Manuel Rosa Moreno

Del aprendizaje de la decepción

A la hora de hacer repaso, desde una perspectiva historiográfica, de todas las concepciones antropológicas vertidas sobre las características que definen al ser humano en su condición de tal, se cae en la cuenta de que hay dos vías distintas -y hasta cierto punto disociadas- en lo que respecta a las estrategias de aproximación: la vía biológica y la vía biográfica. Esta primera tiende a reducir la dificultad inherente al problema “homo” a una serie de propiedades o atributos psicofísicos que singularizan lo humano y le dan su carácter específico. El repertorio es inacabable, como sabemos. Unos cifrarán la esencia del ser humano en la Razón, otros en el Deseo y los de más allá en el Alma, la Voluntad, la Conciencia o el sistema límbico. La segunda vía se centra en definir al hombre “por lo que hace”, asignándole una serie de predicados definitorios (homo faber, homo sapiens, homo economicus, homo videns u homo compensator…) que reúnen en la acción, el trabajo, la cultura o la economía la piedra de rosetta que nos da forma. Además de estas dos sendas antropológicas, hay una tercera, más prudente y menos obsesionada con afrontar los problemas exclusivamente en virtud de buscar soluciones, que reconoce la imposibilidad de fijar en otras tantas etiquetas algo tan complejo como lo humano y, entonces, paradójicamente, se le acaba asignado otra etiqueta más, aunque este vez implícita, la de homo irreducible.

More…